Press "Enter" to skip to content

Educación científica consciente en la sociedad

Aunque estamos acostumbrados a considerar la ciencia como algo independiente y separado da la sociedad, esta influye y modifica el mundo y, al mismo tiempo, es condicionada por la sociedad y por su mentalidad y pensamiento. Es bueno tomar ventaja de esta peculiaridad y aprovecharla para que cada individuo emplee la educación científica. Así se desarrolla “un marco de análisis e interpretación de la realidad que le permita actuar para construir un mundo más justo socialmente y más sostenible ecológicamente.”(Alambique, número 32, 2002).

Pero ¿qué significa “educación científica”? ¿Por qué es tan importante?

Ha sido observado por los investigadores que la educación científica en los niños fomenta sus curiosidad y permite aprender conceptos útiles y habilidades prácticas. La educación científica en la escuela debe ser considerada desde la perspectiva de dar al alumnado competencias, conocimientos y capacidad para una adquisición de la autonomía consciente, con el objetivo de asegurar una formación que tenga valor cultural (“L’educazione scientifica nelle scuola dei piccoli”, Vol. 1, Lanciano, Iacona, Fedele).

De hecho la escuela ya ve la educación científica como algo cultural y social y, además, es portadora de un trabajo muy grande mientras ella misma es parte de la sociedad porque influye y es influida al mismo tiempo.

Pero la escuela, como es fácil de intuir, no es la única que transmite una educación. De hecho, también “los medios de comunicación de masas, y la televisión en particular, son los elementos que más influyen en la dinámica social” (Alambique, número 43, 2005) y en el pensamiento común, añadiría. A través de los medios culturales se puede aprender de una manera no formal algo importante para el desarrollo del individuo. Es cierto que estos medios prefieren un tipo de información sintética y directa. “Este planteamiento frena la curiosidad, la crítica, la argumentación o la flexibilidad en las opiniones, elementos más acordes con la naturaleza de los conocimientos científicos”. Además, “la televisión tiene aspectos mercantiles, comerciales y empresariales sobre los que no podemos intervenir”(Alambique, número 43).

Los mass-media son el fruto de un modelo económico de producción y consumismo masivos que representa la base de un modelo social y cultural. Esta es una “civilización caracterizada por la insostenibilidad ecológica que va asociada a la aplicación de la idea de dominancia de la especie humana, la cual comporta la apropiación descontrolada de los recursos naturales y la expulsión desorbitada a la naturaleza. […] En el contexto actual es urgente que la especie humana encuentre y construya nuevas formas de sentir, pensar y actuar en el mundo” (Alambique, número 43).

Según Daniel Lumera, lo que consideramos inútil, como por ejemplo una hormiga, está en la base de este planeta; lo que creemos que es el ápice, como el hombre, es inútil para este planeta y viral porque lo destruye.

Por esta razón necesitamos una educación científica que prefiera, en vez de un modelo antropocéntrico, un modelo biocéntrico. Para hacer esto es necesaria, paralelamente a la científica, una educación de la conciencia de uno mismo y de los demás para que suceda una revolución interna en cada individuo que conduzca a respetar, aceptar, comprender y salvaguardar la naturaleza y los diferentes fenómenos naturales.


Bibliografía

Alambique, número 43, ¿Qué ciencia ve nuestra sociedad?, Enero 2005

Alambique, número 32, Educación científica para la ciudadanía en formación, Abril 2002

Scienza e società della conoscenza, Andrea Cerroni, Torino, 2006

L’educazione scientifica nelle scuole dei piccoli, vol. 1, Lanciano, Iacona, Fedele, 2007

Daniel Lumera, Educazione alla consapevolezza, part. 2, 2014 https://www.youtube.com/watch?v=w_1vzJyqkH4

Be First to Comment

    Lascia un commento

    Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *